Sistema de Cuidados prueba que “chacras institucionales” pueden romperse

6 junio de 2018


Entrevistado en el programa Fuerte y Claro de Radio Informarte, el secretario Nacional de Cuidados, Julio Bango, afirmó que la puesta en marcha de este sistema significó “levantar el cuarto pilar de la protección” del país y una verdadera “revolución cultural”. Agregó que aunque a veces es “muy difícil romper las chacras institucionales, el sistema es una prueba de que esas chacras se pueden romper”. Escuche la entrevista completa.

https://www.dropbox.com/s/7336ttgjwqmf91p/Fuerte_y_Claro_-180606-Entrevista_a_Julio_Bango.mp3?dl=1

Julio Bango afirmó que el Sistema Nacional de Cuidados goza de buena salud porque se encuentra en “pleno desarrollo y despliegue de sus servicios” y agregó que se trata de “levantar el cuarto pilar de la protección del Uruguay”.

“Desde José Batlle y Ordoñez en adelante, el país se construyó sobre tres pilares de protección: la salud, la educación y la seguridad social. Estas cuestiones básicas para la vida requerían políticas de Estado que garantizaran esos derechos. Ahora este cuarto pilar, el cuidado, se hace clave para la vida”, dijo.

El jerarca recordó que, hasta no hace mucho, “los cuidados estaban privatizados, delegados particularmente en las mujeres. El cambio cultural, acompañado por una sociedad que requiere que la mujer salga al mundo del trabajo, hizo que se hiciera necesaria esta operación, que tiene mucho de revolución cultural”.

Bango hizo, además, un repaso de los servicios que actualmente presta el Sistema. En la lista destacó “la atención a casi 12 mil niños en servicio de cuidado infantil, la presencia de los asistentes personales, donde en dos años y medio estamos cubriendo al 20% de la población con dependencia severa, el servicio de teleasistencia con cinco empresas brindando la tecnología a nivel nacional y los 15 centros de día que este año vamos a abrir en distintas zonas del país”.

Prioridad

En otro tramo de la entrevista, Bango afirmó que, aunque no conoce los números exactos definidos por el equipo económico, el Sistema Nacional de Cuidados “está entre las prioridades de la próxima Rendición de Cuentas”.

“Seguramente esa prioridad va a tener un correlato en el proyecto que el Gobierno va a enviar al Parlamento. En una situación como la que estamos, en donde no se puede tirar manteca al techo, el Gobierno está haciendo algunas apuestas y una de ellas va a ser el sistema”, agregó.

Cambio de hábitos

Interrogado sobre los resultados que arrojó una reciente encuesta del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), donde se aprecia que el 36% de los niños uruguayos de entre 2 y 6 años padece obesidad, Bango puso el énfasis en la necesidad de trabajar para cambiar los hábitos de consumo.

“Los datos dejan en claro que no se trata de un problema de mala alimentación por escasez de recursos, porque el problema que tenemos atraviesa a todos los sectores socioeconómicos del Uruguay”, dijo y agregó: “La información que ahora conocemos habla de las pautas de consumo que tenemos y sobre y qué le estamos inculcando a nuestros hijos en términos de alimentación”.

“Esto no se arregla sólo con campañas de concientización. La sociedad está cambiando, hay conciencia del cuidado del cuerpo, pero para lograr cambios significativos en ese 36%, hay que hacer un esfuerzo orgánico entre muchas instituciones, hay que hacer un esfuerzo muy grande y de todo el mundo a la vez”.

Los hábitos culturales “son los más difíciles de cambiar en una sociedad, acá hay un reto como sociedad que es pensar el tema como país y en ese proceso debe haber un esfuerzo sostenido para cambiar estos indicadores preocupantes”, cerró.

Intervención

En Uruguay la pobreza todavía tiene cara de niño. Cuando se mide la pobreza en la franja etaria de menores de seis años, el dato duplica al promedio general y alcanza el 17%.

En Montevideo la realidad es incluso más dramática porque uno de cada cuatro menores de seis años es pobre. Entre los mayores de 65 años la pobreza apenas llega al 1%.

Conocidos estos datos, el secretario Nacional de Cuidados se mostró partidario de la integración estatal para intervenir en áreas claves para el desarrollo de las familias que crían a esos niños.

Para Bango es claro que la pobreza de un niño “está en su entorno, porque él no trabaja. Ese niño vive en un hogar cuyos ingresos no llegan a los niveles de las canastas básicas”.

Para revertir esto “hay que apuntar a las familias, incluyendo no solo el vector del cuidado, sino los programas de formación profesional para los padres, la generación de satisfacción en materia de vivienda. Hay que pasar de la lógica de los servicios a la lógica de la personas”.

“Se trata de hacer intervenciones en vivienda, salud, formación para el empleo, sobre esas familias para que levanten los ingresos y salgan de la pobreza”, dijo Bango, que admitió que “a veces es muy difícil romper las chacras institucionales, pero el Sistema de Cuidados es una prueba de que esas chacras se pueden romper”, sentenció.


Informarte

en vivo

Current track
TITLE
ARTIST

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com