La construcción de un líder: Talvi y la disyuntiva entre lo nacional e internacional

25 junio de 2020


Con poco más de 100 días de Gobierno el Canciller y líder de la fracción colorada Ciudadanos, Ernesto Talvi, anunció más pronto que tarde que abandonará la cartera. Las razones que evoca son varias, lo que parece seguro es que hay un debate entre lo nacional e internacional, quedando en el medio la política exterior del país, la cual cobra mayor importancia aún, con la pandemia. Escuche el análisis del politólogo Andrés Raggio en el programa Fuerte y Claro.

 

 

La designación de Talvi para ocupar el cargo de Ministerio de Relaciones Exteriores fue resultado del acuerdo electoral de la denominada Coalición Multicolor, lo que generó a priori y considerando los dichos del propio implicado, así como el discurso opuesto al accionar de la administración anterior, la idea de que en esta cartera "se procedería a realizar fuertes cambios de orientación.

Desde el punto de vista político, se proyectaba la importancia de “cambiar la imagen” de la política exterior del canciller Nin Novoa, como el caso de Venezuela, o de cambio en la política regional de integración (Unasur, Mercosur, Alianza del Pacífico).

Estos aspectos de cambio, según Raggio, parecían evidentes cuando el propio Talvi manifestó que quería acabar con la “diplomacia de cóctel”, con el “sesgo ideológico” de organismos regional, y que buscaría “profesionalizar la diplomacia”.

En ese momento, recordó, parecían claras dos cosas: la Cancillería se centraría más en aspectos comerciales, lo que se asemeja bastante a un Ministerio de Comercio Exterior; y habrían cambios en cuanto a la política de designaciones políticas a las embajadas en el exterior.

"El 1° de marzo la cúpula del Ministerio quedó integrada por Talvi, Carolina Ache como viceministra (Partido Colorado) y como secretario general, Diego Escuder (Partido Nacional), ya el 13 del mismo mes se decretó la emergencia sanitaria, y allí comenzó a concentrarse las fuerzas en las cuestiones ministeriales relacionadas a la cartera y la pandemia, por lo que la cuestión humanitaria terminó rápidamente convirtiéndose para el Ministerio en el tema central", dijo.

"Al mismo tiempo, no parece haber cambiado mucho la orientación en política exterior si se compara con la anterior administración, es que si se analizan los hechos la cartera viene trabajando hace años en la apertura de mercados y en propuestas de TLC (una vez sorteada la visión garganista)", dijo.

Además por tradición y convicción, "Uruguay tiene históricamente una apuesta a los organismos internacionales y al respeto del Derecho Internacional por encima de todo, lo que le vale en gran parte su prestigio en la comunidad internacional. De ello se desprende el actuar en el Grupo de Contacto y de Montevideo para gestionar internacionalmente la crisis política de Venezuela", sostuvo.

A nivel comercial, Raggio recordó que "los diferentes gobiernos del FA conjuntamente con el Mercosur venían trabajando la posibilidad de firmar acuerdos de libre comercio con la Unión Europea, EFTA, Singapur, Corea del Sur, etc. El caso de China es clave, ya que Uruguay ha promovido dicho acuerdo desde 2016 y no ha encontrado eco en el bloque, lo que marcó desde inicios de la administración pasada el discurso de flexibilizar el bloque, en clara alusión a la Decisión del GMC 32/00 que inhibe a los miembros del bloque a negociar acuerdos arancelarios sin previo el acuerdo entre ellos".

"Talvi se mostró en la misma línea, aunque ciertamente en campaña intentaba mostrar diferencias que no existían realmente", acotó el politólogo.

Para el especialista los temas donde la actual administración mostró cambios significativos son en el posicionamiento geopolítico: más volcado a EEUU como puede desprenderse de la consulta de Lacalle Pou al Secretario de Estado Mike Pompeo sobre la posibilidad de rever el tema del TLC; la vuelta al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR), un acuerdo de defensa de la OEA, que la administración pasada había comenzado su retiro en septiembre del 2019 motivada por los intentos de EEUU de utilizar este mecanismos para intervenir en Venezuela; la salida de Unasur y mayor cercanía al Prosur, así como el retiro del país del Banco del Sur y de Telesur; así como la salida del Grupo de Montevideo.

En el aspecto nacional, Raggio dice que la disputa partidaria dentro de la coalición "no parece mostrar tantas fisuras en temas relacionados con política exterior, sino más bien dentro del propio Partido Colorado, el tire y afloje con Sanguinetti es claro, y el más reciente ejemplo es la diferencia en aceptar el candidato norteamericano para el BID propuesto por EEUU, ya que el gobierno apoya la moción pero el ex presidente firma una carta llamando a no perder la tradición de colocar a un secretario latinoamericano".

Otra cosa es la postura de Talvi respecto a la categorización del gobierno venezolano, o incluso antes sobre el golpe de Estado en Bolivia.

"Todo parece indicar que la decisión de Talvi de abandonar la Cancillería es motivada por varios factores internos (política partidaria, proyección de liderazgo, sentimiento de no dejar pasar la oportunidad de aportar en su rol de economista gestor de crisis) y externos (corset producido por pandemia)", expresó.


Informarte

en vivo

Current track
TITLE
ARTIST