Francia: los "gilets jaunes" frenaron a Macron

4 diciembre de 2018


La presión en las calles de Francia fue tal que el Gobierno del presidente Emmanuel Macron anunció la suspensión durante seis meses de la subida de las tasas al combustible prevista para el 1 de enero.

Con esta decisión, Macron da marcha atrás en la medida que desencadenó la revuelta de los llamados "gilets jaunes" (o chalecos amarillos).

El movimiento reclama una mejora del poder adquisitivo y expresa el hartazgo de las clases medias empobrecidas de la Francia provincial.

"Ninguna tasa merece poner en peligro la unidad de la nación", dijo el primer ministro, Édouard Philippe, tras reunirse con el grupo parlamentario de la LREM.

Philippe se refería al balance humano de estas semanas: cuatro muertos en circunstancias accidentales y centenares de heridos en las protestas.

El temor inmediato es que un cuarto sábado consecutivo de manifestaciones cause de nuevo disturbios en la capital y ponga bajo tensión a las fuerzas del orden.

Según publicó El País de Madrid, Philippe también anunció otra medida para bajar la tensión: la congelación, también durante seis meses, de los precios del gas y la electricidad.

El Estado dejará de ingresar dos mil millones de euros al suprimir estas tasas. Si no encuentra otros ingresos o recorta el gasto, esto puede complicar la reducción la deuda.

El problema, según adelantaron los voceros de los "gilets jaunes" es que la respuesta de Macron llega demasiado tarde y es demasiado limitada porque estira el problema hasta dentro de seis meses.

Esa fecha coincidirá con las elecciones europeas. En Francia el Reagrupamiento Nacional (ex-Frente Nacional), partido de la vieja extrema derecha que apoya con entusiasmo a los chalecos amarillos, parte como favorito.


Informarte

en vivo

Current track
TITLE
ARTIST